Saltar al contenido
Paradiscapacitados.top

¿Cuánto mide una puerta para discapacitados?

cuanto mide una puerta para discapacitados
Muchas personas se preguntan cuanto mide una puerta para discapacitados. Aquí te daremos toda la información que necesitas sobre esto.

Las puertas para minusválidos deben cumplir unas medidas mínimas, establecidas en la Ley de Ordenación de Edificación (LOE). En concreto, el ancho mínimo de las puertas para discapacitados debe ser de 80 centímetros (2,6 pies). No obstante, el ancho recomendado es de 90 centímetros (3 pies), ya que de esta forma se facilita el paso de las personas con movilidad reducida.

Contenidos

Características de las puertas para discapacitados

Para cumplir con la normativa, las puertas para discapacitados deben tener las siguientes características:

  • Ancho mínimo de 80 centímetros.
  • Apertura mínima de 90 grados.
  • Tirador o manilla a una altura no superior a 110 centímetros del suelo.
  • Fenestron con visera a una altura no superior a 1,40 metros del suelo.

Todas las puertas que cumplan estos requisitos se podrán considerar como adecuadas para personas con movilidad reducida. No obstante, en función de la situación y el grado de discapacidad de la persona, podría ser necesario instalar una puerta automática. Las puertas automáticas son puertas especialmente diseñadas para personas con movilidad reducida, ya que se abren y cierran de forma automática.

¿Dónde se deben instalar las puertas para discapacitados?

En función de la Ley de Ordenación de Edificación, las puertas para minusválidos deben estar ubicadas en todos los edificios de uso público o comunitario. En el caso de los edificios de viviendas unifamiliares o plurifamiliares, solo será necesario instalar una puerta para discapacitados si el acceso a la vivienda se realiza por una Rampas para minusválidos.

No obstante, en el caso de las escaleras, se deberá instalar una puerta para discapacitados en todos los edificios, independientemente del uso que se le vaya a dar. En el caso de las escaleras, la puerta deberá estar situada al final de la escalera, de forma que las personas con movilidad reducida puedan salir del edificio en caso de emergencia.

Tipos de puertas para discapacitados

En función de las necesidades de las personas con movilidad reducida, podemos encontrar diferentes tipos de puertas para discapacitados:

  • Puertas automáticas: como hemos mencionado, las puertas automáticas se abren y cierran de forma automática, lo que las hace especialmente adecuadas para personas con movilidad reducida.
  • Puertas giratorias: las puertas giratorias son un tipo de puerta especialmente diseñado para personas con movilidad reducida. Estas puertas giran sobre un eje central, lo que permite abrirlas y cerrarlas con un solo movimiento.
  • Puertas correderas: las puertas correderas son un tipo de puerta especialmente diseñado para personas con movilidad reducida. Estas puertas se abren y cierran mediante un sistema de rieles, lo que permite abrirlas y cerrarlas con un solo movimiento.

En función de las necesidades de la persona con movilidad reducida, se deberá seleccionar el tipo de puerta más adecuado. No obstante, en la mayoría de los casos, se recomienda instalar una puerta automática.

Precio de las puertas para discapacitados

El precio de las puertas para discapacitados varía en función del tipo de puerta que se elija. Por ejemplo, las puertas automáticas suelen ser más caras que las puertas giratorias o correderas. No obstante, en la mayoría de los casos, el precio de las puertas para discapacitados no suele superar los 1.000 euros.

En cualquier caso, el precio de las puertas para discapacitados no suele ser un problema, ya que la mayoría de las compañías de seguros ofrecen una bonificación del 50% en el precio de las mismas. Además, en muchos casos, las compañías de seguros también ofrecen una bonificación en el precio de la instalación de las puertas.

Conclusiones

Como hemos visto, las puertas para discapacitados deben cumplir unas medidas mínimas establecidas en la Ley de Ordenación de Edificación. No obstante, en función de la situación y el grado de discapacidad de la persona, podría ser necesario instalar una puerta automática.

En cuanto al precio, las puertas para discapacitados no suelen ser muy caras, ya que la mayoría de las compañías de seguros ofrecen una bonificación del 50% en el precio de las mismas.

Cookies